L-V: 9 a 17:30
Noticias

Tipos de tutorías virtual

Tabla de contenidos

Tutoría Académica

Sirve para acometer las dificultades que el alumnado se puede encontrar durante el estudio, es decir, los aspectos del aprendizaje relacionados con los contenidos o la metodología del curso.  

El tutor facilitará la adquisición, comprensión y construcción de conceptos, además de personalizar el estudio a cada alumno, en función de sus características y necesidades. 

Resultado de imagen de contenidos formativos

Tutoría de orientación

Estas tutorías están enfocadas a cuestiones del proceso de aprendizaje que no están directamente relacionadas con los contenidos, dentro de las que se incluyen aquellas relativas a: 

– El conocimiento del alumno. 

– La ayuda para que el alumno sea capaz de superar las dificultades de todo tipo que se presenten durante todo el proceso de aprendizaje. 

– La propuesta de alternativas que ayuden al alumno a tomar las decisiones oportunas. 

Los objetivos de la orientación tutorial son proporcionar al alumnado: 

– Las aptitudes para su propia orientación. 

– La madurez para la toma de decisiones académicas y profesionales. 

– El nivel de aprendizaje óptimo a lo largo de sus estudios. 

– El desarrollo de capacidades para su adaptación a diferentes contextos. 

Resultado de imagen de orientacion

Tutoría técnica

Sirve para resolver dudas relacionadas con el uso de medios tecnológicos como: 

– Problemas de conexión. 

– Problemas de acceso a la plataforma. 

– Desconocimiento del funcionamiento de las herramientas de comunicación, etc.  

Para resolver este tipo de dudas, el tutor debe disponer de los conocimientos necesarios relacionados con las herramientas tecnológicas que ofrece la plataforma y la resolución de problemas que puedan presentar las mismas (conexión, navegador web, sistema operativo, etc.). 


Tutoría de animación

Este tipo de tutorías están encaminadas a crear una comunidad de aprendizaje, es decir, crear un ambiente agradable que le permita al alumno participar de forma activa en las tareas propuestas para el desarrollo de su proceso de aprendizaje. 

Tutoría profesional

Este tipo de tutorías sirve para informar al alumnado sobre temas posteriores a la finalización del proceso formativo relativos a: 

– Salidas profesionales. 

– Ofertas de empleo. 

– Realización de prácticas, etc. 

Resultado de imagen de salidas profesionales

Tutoría administrativa

Esta tutoría sirve para resolver dudas relativas a aspectos administrativos del curso:  

– Proceso de matrícula. 

– Métodos y plazos de pago. 

– Obtención de certificados de notas, etc. 

Resultado de imagen de administracion

Tutoría metodológica:

Este tipo de tutoría está orientada a la resolución de dudas que le surjan al alumnado durante el desarrollo de las actividades y tareas de aprendizaje.  

Sirve para mantener informado al alumnado sobre aspectos como: 

– La metodología. 

– Los objetivos. 

– El calendario de actividades. 

– Los ejercicios que hay que hacer de forma obligatoria o voluntaria, etc.

Resultado de imagen de metodologia

Tutoría individual vs grupal

Como ya se ha visto anteriormente, según el número de asistentes a la tutoría se distinguen dos tipos: 

Tutoría individual (tutor-alumno): también denominada “tutoría privada”, es la que se le realiza a un único alumno. En este caso el tutor se centra en la situación personal del alumno para orientarle y ayudarle en la planificación y ejecución de sus tareas. Para ello, debe considerar sus cualidades, sus éxitos y fracasos y su manera de ser y de actuar. 

Tutoría de grupo (tutor-grupo de alumnos): también denominada tutoría general”, se refiere a la actuación del tutor sobre un grupo de alumnos, de modo que su función se basa en moderar y controlar la participación de estos. 

Tutoría activa vs pasiva

Según el grado de interacción del tutor, se diferencian dos tipos de tutorías: 

Tutorías activas: en este caso, el tutor adquiere un rol proactivo, de manera que debe anticiparse a posibles problemas o dudas que puedan surgir por parte del alumnado y encargarse de iniciar la interacción de forma continua. 

Tutorías pasivas: en este caso, el tutor espera a la reacción del alumnado, recomendándose para alumnos que no deseen un control continuo del tutor sino que prefieren ser autónomos o bien que el material ofrecido sea de gran calidad y no requiera de un seguimiento exhaustivo. Sin embargo, por norma general no se recomienda adoptar esta actitud, ya que puede provocar problemas de desmotivación por parte del alumnado y que el tutor no sea capaz de anticiparse ante posibles incidencias. 

Para saber qué tipo de actitud debe adoptar (activa, pasiva o una combinación de ambas), el tutor debe tener en cuenta diferentes factores, siendo el más importante el estilo de aprendizaje de cada alumno (individualista, social, etc.). Por tanto, el tutor debe ser capaz de detectar a cada tipo de alumno, para así desarrollar una acción tutorial adaptada a sus necesidades. 

¡Compártelo!