L-V: 9 a 17:30
Noticias

Guía del Profesor de Autoescuela para la Iluminación Vial: Normativa y Recomendaciones

Guía del Profesor de Autoescuela para la Iluminación Vial: Normativa y Recomendaciones
Tabla de contenidos

Guía del Profesor de Autoescuela para la Iluminación Vial: Normativa y Recomendaciones

Orden Circular 36/2015 sobre Criterios a Aplicar en la Iluminación de Carreteras a Cielo Abierto y Túneles. Tomo I. Recomendaciones para la Iluminación de Carreteras a Cielo Abierto

Las Recomendaciones para la iluminación de carreteras a cielo abierto tienen varios objetivos:

  1. Establecer criterios para la iluminación de tramos de carretera.
  2. Describir los elementos de una instalación.
  3. Ayudar en la elección de soluciones óptimas.
  4. Establecer criterios para redactar proyectos, condiciones para ejecutar obras, métodos para el mantenimiento y explotación de las instalaciones y criterios de evaluación para instalaciones existentes.

El propósito de las Recomendaciones es ser el documento de referencia para las actuaciones de iluminación en la Red de Carreteras del Estado.

Un Profesor de Autoescuela debe estar familiarizado con estas recomendaciones para instruir adecuadamente a sus alumnos sobre la importancia de una correcta iluminación vial. Esto es crucial para garantizar la seguridad del tráfico en carreteras a cielo abierto. Además, un Profesor de Autoescuela puede utilizar esta información para explicar cómo los elementos de una instalación y los criterios de mantenimiento afectan la visibilidad y la seguridad durante la conducción.

Un Profesor de Autoescuela debe destacar que las recomendaciones no solo son esenciales para la planificación y ejecución de proyectos de iluminación, sino también para el mantenimiento continuo de estas instalaciones. Este conocimiento es vital para promover una conducción segura y responsable entre los futuros conductores.

Por lo tanto, integrar estos criterios de iluminación en las lecciones de un Profesor de Autoescuela es fundamental para una educación vial completa, ya que asegura que los alumnos comprendan la relación entre una buena iluminación vial y la seguridad en carretera.

Criterios para Iluminar un Tramo de Carretera: Clases de Alumbrado

Según las Recomendaciones Internacionales de Iluminación, la decisión de iluminar o no una carretera corresponde a cada Estado de la Unión Europea. Una vez se haya decidido iluminar una carretera, las Normas Europeas establecen los parámetros de la instalación de iluminación para conseguir uniformidad entre los diferentes países.

En España, se deben considerar ciertos criterios para decidir si se ilumina un tramo de carretera:

(a) Las autopistas y autovías solo deben ser iluminadas si pasan por una zona urbana (en ambos lados) y si cumplen una de estas dos condiciones:

  1. La Intensidad Media de Vehículos (IMD) ≥ 80.000 vehículos/día.
  2. La IMD ≥ 60.000 vehículos/día y hay más de 120 días de lluvia al año.

(b) En general, no se iluminarán las carreteras convencionales, a menos que se trate de un tramo donde ocurren muchos accidentes y más del 50% de estos accidentes ocurren en período nocturno durante los dos últimos años. En estos casos, podría justificarse la iluminación del tramo en cuestión.

(c) La iluminación de puntos singulares, como glorietas, enlaces y cruces, se justifica en situaciones específicas:

  • En el caso de glorietas en carreteras convencionales con alto tráfico o peligrosidad, se requiere una buena señalización y balizamiento junto con la iluminación.
  • En los enlaces situados en zonas interurbanas, la iluminación se justifica cuando la IMD ≥ 80.000 vehículos/día o ≥ 60.000 vehículos/día con más de 120 días de lluvia al año.
  • En cruces con glorietas e intersecciones a nivel, se requiere iluminación cuando el tráfico de la carretera secundaria es mayor de 10.000 vehículos/día o en un TCA donde más del 50% de los accidentes ocurren durante la noche en los dos últimos años.

Para determinar si una carretera o punto singular necesita ser iluminado, se debe considerar la intensidad media de vehículos (IMD) en el año en que se abrió al público. Si una carretera o punto singular no cumple con los criterios establecidos para la iluminación, se necesitará una autorización especial del Director General de Carreteras, previa presentación de un informe justificativo del Jefe de la Demarcación correspondiente.

Clases de Alumbrado:

Para seleccionar la clase de alumbrado adecuada se utilizarán las clases ME definidas en la Norma UNE EN13201, que se aplican a carreteras para vehículos motorizados con velocidades medias y altas.

En función de las características específicas de cada tipo de carretera, se utilizarán las siguientes clases de alumbrado en la Red de Carreteras del Estado:

(a)

  • Autopistas y autovías: se usará la clase de alumbrado ME3.
  • Carreteras convencionales: se usará la clase ME4.
  • Tramos TCA: si el 50% de los accidentes ocurridos en los últimos dos años han sido durante la noche, se podrá justificar el uso de una categoría superior de alumbrado, pasando de ME3 a ME2 en autopistas y autovías, y de ME4 a ME3 en carreteras convencionales.

(b) Si en el tramo de carretera o autovía que se va a iluminar se producen más de 120 días de lluvia al año, se aplicarán las clases MEW de alumbrado, que son distintas de las clases ME utilizadas en situaciones normales.

  • Autopistas y autovías: se usará la clase MEW3.
  • Carreteras convencionales: se usará la clase MEW4.
  • Tramos TCA: si en los dos últimos años el 50% de los accidentes ocurrieron durante la noche, se puede justificar el uso de una clase de alumbrado superior, como la MEW2 en autovías o la MEW3 en carreteras convencionales.

(c) Cuando se quiera iluminar un lugar específico, se usan las clases CE según la Norma UNE EN13201.

  • En general, se empleará la clase CE2 para la mayoría de los puntos singulares.
  • En glorietas se usará la clase CE1. Sin embargo, si el lugar ha experimentado más del 50% de los accidentes en periodo nocturno durante los últimos dos años y se justifica, se puede elevar la categoría de la clase, pasando de CE2 a CE1.

Además de los criterios anteriores, se debe cumplir con la normativa medioambiental al efecto.

 

Mantenimiento y Explotación de Instalaciones de Alumbrado Exterior

El diseño, calidad de ejecución, gestión y mantenimiento de una instalación de iluminación garantiza su fiabilidad y disponibilidad. Se recomienda que el plan de mantenimiento se realice junto con el proyecto de instalación para que la mayoría del mantenimiento sea programado y racional. El plan de mantenimiento debe analizar todos los fallos posibles y establecer soluciones y procedimientos para evitarlos. Se distinguen dos tipos de mantenimiento: preventivo y correctivo.

Normativa y Recomendaciones:

  1. Reglamento de Eficiencia Energética para Instalaciones de Alumbrado Exterior (REEIAE):
    • Obligatoriedad de un plan de mantenimiento.
    • Registro de los elementos componentes y su histórico.
    • Mantenimiento correcto de la instalación.
    • Responsabilidad de la ejecución del plan de mantenimiento.
    • Control y registro de las operaciones de mantenimiento.

Mantenimiento Preventivo:

  • Operaciones Generales: Incluyen vigilancia general, lectura de consumos, facturación, medición de niveles luminosos, inspección de tomas de tierra, entre otros.
  • Componentes y Operaciones Frecuentes: Módulos de medida, cuadros de sector, conductores, soportes, luminarias, fuentes de luz, equipos eléctricos auxiliares y sistemas de regulación de nivel y ahorro de energía.

Mantenimiento Correctivo:

  • Se realiza después de que ocurran fallos o averías.
  • Es impredecible y requiere reparaciones rápidas para restablecer el servicio.
  • Registro de cada actividad en la Agenda de Estado de la instalación.

Explotación de la Instalación:

  • Determinación de niveles luminosos.
  • Horarios de funcionamiento y régimen de iluminación.
  • Previsión y medidas para eventos ocasionales.
  • Análisis de costes de explotación para evaluar el funcionamiento y planificar mejoras.

Se recomienda llevar a cabo todas las verificaciones y mantenimientos periódicos de acuerdo con la normativa para garantizar la seguridad eléctrica y prevenir riesgos, así como para asegurar la eficiencia y disponibilidad de las instalaciones de alumbrado exterior.

Mejora y Rehabilitación de Instalaciones de Alumbrado Exterior

En algunas instalaciones, se requiere realizar actuaciones de rehabilitación y mejora debido a tres causas principales:

  1. Incumplimiento de parámetros normativos: Cuando la instalación no cumple con los estándares exigidos por la normativa.
  2. Desviación de costos de explotación: Si los costos de operación superan los previstos.
  3. Avances tecnológicos: Que pueden implicar una disminución de los costos de operación.

Estas causas pueden darse de forma aislada o simultánea y pueden requerir acciones de bajo o alto costo, pero deben estar justificadas económicamente.

El primer paso para evaluar la necesidad de rehabilitación o mejora es realizar inspecciones periódicas y análisis de costos de explotación. Para evaluar el estado, se deben considerar parámetros como la eficiencia energética y la limitación del resplandor luminoso nocturno, establecidos por la normativa.

Las posibles actuaciones para rehabilitar y mejorar una instalación de iluminación se dividen en dos categorías:

(a) Actuaciones para cumplir parámetros obligatorios:

  • Eficiencia energética: Evaluación de niveles de iluminación adecuados, análisis del encendido y apagado, potencia instalada, número de puntos de luz y posibilidades de regulación del flujo luminoso y consumo.
  • Contaminación lumínica: Implementación de medidas para reducir la contaminación lumínica y la luz intrusa.

(b) Actuaciones para mejorar costos de explotación:

  • Evaluación del costo de la instalación y comparación con alternativas, considerando factores como altura de montaje, potencia de la fuente de luz, separación entre puntos de luz y posibilidad de utilizar fuentes de luz regulables.

El análisis económico de estas actuaciones implica un estudio comparativo de las opciones disponibles para mejorar y rehabilitar la instalación, estimando la rentabilidad de cada opción a través del cálculo del Valor Actual Neto (VAN), la Tasa Interna de Retorno (TIR) y el periodo de retorno de la inversión. Esto facilita la toma de decisiones sobre qué acciones llevar a cabo.

Quizás te puedan interesar los siguientes artículos:
Profesor de Autoescuela: Normativas de Iluminación Vial
Profesor de Autoescuela: Mantenimiento de Sistemas Viales y Eficiencia Energética

¡Compártelo!