L-V: 9 a 17:30
Noticias

Profesor de Autoescuela: Guía Completa para Convertirte en un Experto

Profesor de Autoescuela: Guía Completa para Convertirte en un Experto
Tabla de contenidos

Profesor de Autoescuela: Guía Completa para Convertirte en un Experto

Sistemas de Previsión, Alerta e Información

De las operaciones de vialidad depende, en buena medida, la seguridad de los usuarios de la carretera y que ésta pueda mantenerse en servicio.

Estas incluyen: ❖ La atención de accidentes. ❖ La atención de incidencias, que se caracterizan por afectar a la calzada. ❖ La reparación de deterioros urgentes, que pueden afectar a la seguridad. ❖ Las actuaciones en momentos de meteorología adversa (vialidad invernal, principalmente). ❖ El control y actuaciones en secciones especiales de la carretera (por ejemplo, túneles).

Las operaciones de vialidad son actuaciones no programables que requieren de equipos operativos de actuación rápida y eficaz, ya que estas operaciones son urgentes y prioritarias.

Sobre las operaciones de vialidad hay que tener en cuenta una serie de aspectos clave:

Todas las labores de vialidad se destacan por tener plazos de tiempo limitados, a veces muy breves, para llegar al lugar y tomar medidas. Entre todas las tareas de vialidad, las más urgentes son aquellas relacionadas con la atención de accidentes e incidentes. Los plazos de tiempo establecidos como objetivo por el Órgano Gestor de la carretera para llegar y comenzar la acción constituyen la Carta de Servicios de Vialidad, la cual se brinda implícitamente al ciudadano.

La distinción entre incidencia y deterioro relacionado con la vialidad puede ser confusa. Un deterioro significativo, como un gran bache en el pavimento, puede dejar de ser considerado un deterioro para convertirse en una incidencia. En cualquier caso, una incidencia se caracteriza por lo siguiente:

  1. Impacta directamente en la seguridad del tráfico, como objetos en la carretera u obstáculos.
  2. Requiere una acción urgente dentro de plazos muy cortos.
  3. En cierta medida, es imprevista.

También es importante diferenciar entre un deterioro propio de la vialidad que requiere una intervención de conservación ordinaria. Por ejemplo, un bache en la calzada debe ser tratado como una operación de vialidad y reparado en un plazo muy breve, mientras que una grieta en el pavimento sin deformación significativa sería objeto de conservación ordinaria con una programación a corto o medio plazo, con o sin rehabilitación posterior, dependiendo de la extensión del tramo afectado de la carretera.

El propio Pliego de Prescripciones de los contratos de conservación integral del MITMA establece una lista de incidencias y deterioros relacionados con la vialidad, que incluye lo siguiente (sin limitarse a ello): ➢ Mantenimiento de la calzada libre de obstáculos. ➢ Limpieza de derrames en la calzada. ➢ Garantizar el funcionamiento de las señales y elementos de señalización, mediante limpieza, reposición de los faltantes o en mal estado, reubicación de los instalados incorrectamente y eliminación de obstáculos que afecten su visibilidad, entre otros. ➢ Mantenimiento de las marcas viales con una visibilidad adecuada. ➢ Eliminación de grafiti que afecte la circulación o el aspecto estético. ➢ Reparación de barreras, juntas, barandillas o pretiles que representen un peligro. ➢ Reparación de surcos profundos. ➢ Reparación de baches que puedan ser peligrosos para circular. ➢ Reparación de deformaciones en el pavimento que puedan ser peligrosas. ➢ Reparación de exudaciones en el asfalto que puedan causar deslizamientos. ➢ Eliminación de tierra o hierba en los bordes de la calzada que puedan generar acumulaciones de agua y riesgo de aquaplaning. ➢ Reparación de cunetas, bordillos o sumideros obstruidos que puedan causar acumulación de agua en la calzada. ➢ Retirada de desprendimientos que puedan obstruir las cunetas o invadir la calzada. ➢ Reparación de muros cuya rotura pueda afectar a la calzada. ➢ Reparación de vallas de cierre que puedan permitir el acceso de animales a la calzada. ➢ Estabilización de taludes que presenten riesgo de caída de rocas.

La persona responsable de las operaciones de vialidad requiere una gran cantidad de información que debe ser obtenida de manera inmediata. En definitiva, necesita contar con herramientas como:

Instrumentos que permitan tomar decisiones en tiempo real, como cámaras de monitoreo, estaciones meteorológicas y sistemas de gestión de flotas. Cuanta más información tenga a su disposición, más acertadas serán sus decisiones. ✓ Protocolos establecidos para llevar a cabo acciones específicas. Es importante tener planificadas todas las actuaciones con antelación, de manera que no sea necesario improvisar cuando se presenta una emergencia. ✓ Un sistema de gestión, en este caso basado en la denominada Agenda de Vialidad (también conocida como Agenda de Información y Estado de la Carretera según algunos pliegos).

De izquierda a derecha: incidencia por obstáculo en la calzada y deterioro de vialidad que precisa de reparación urgente.

Instrumentos para la Toma de Decisiones

La gestión de la vialidad moderna requiere de diversos instrumentos que permiten la toma de decisiones en tiempo real. Entre ellos se destacan:

  1. Cámaras de explotación o sistemas visuales de información: Estos dispositivos proporcionan una visión en tiempo real del estado de la carretera, lo que facilita la identificación de problemas inmediatos como accidentes, tráfico denso o condiciones meteorológicas adversas.
  2. Datos de estaciones meteorológicas: Proveen información crucial sobre el clima, lo cual es esencial para planificar y ejecutar operaciones de mantenimiento y emergencia, especialmente en condiciones invernales.
  3. Información actualizada sobre el tráfico y estimaciones de tiempos de viaje en tiempo real: Estos datos permiten ajustar las estrategias de gestión del tráfico para optimizar el flujo vehicular y reducir congestiones.
  4. Información sobre la ubicación de los equipos de vialidad: Conocer la posición exacta de los equipos de intervención permite una rápida respuesta ante cualquier incidente en la carretera.
  5. Medios de transmisión de información a los equipos de intervención: Es fundamental contar con sistemas eficaces de comunicación para coordinar las acciones de los equipos de vialidad.
  6. Sistemas de gestión y control de túneles: La gestión de túneles requiere sistemas especializados que aseguren la seguridad y el buen funcionamiento en estos tramos críticos de la carretera.
  7. Centros de control adecuados: Los centros de control son el núcleo de la gestión de la vialidad, donde se recopila y procesa toda la información necesaria para la toma de decisiones. Con el desarrollo de plataformas web de gestión, basta con una conexión a Internet para tener acceso a toda la información relevante.

Funciones y Beneficios

La implementación de estas herramientas tecnológicas permite no solo gestionar la vialidad de manera eficiente, sino también generar informes precisos y automáticos sobre las operaciones realizadas. Además, proporcionan datos valiosos para planificar futuras intervenciones y mejorar continuamente los procesos de gestión.

Protocolos de Vialidad

Los protocolos de vialidad son esenciales para garantizar una gestión ordenada y eficaz. Incluyen planes operativos específicos para diversas situaciones, como la vialidad invernal y la gestión de túneles. Estos protocolos están diseñados para prever escenarios y planificar respuestas adecuadas.

Fichas de Calidad

Se están integrando fichas de calidad en los protocolos, que cubren todas las operaciones de conservación y explotación. Estas fichas detallan los procedimientos necesarios, el equipo requerido, la capacitación en seguridad y salud, y los puntos de control para asegurar una correcta ejecución de las tareas.

Sistemas de Gestión de la Vialidad

Los sistemas de gestión de la vialidad son herramientas informáticas que optimizan los recursos para el mantenimiento de las carreteras. Estos sistemas ayudan a:

  1. Facilitar la circulación segura y fluida: Priorizar la rápida atención a problemas para mantener el tráfico en movimiento.
  2. Conservar los elementos de la carretera: Realizar mantenimiento preventivo y correctivo para evitar el deterioro de las infraestructuras.
  3. Regular el uso de la carretera: Controlar y supervisar las acciones de terceros que puedan afectar la vía.
  4. Rehabilitación extraordinaria: Restaurar o mejorar elementos de la carretera que han alcanzado su vida útil.
  5. Actividades de mejora: Realizar acciones para mejorar las condiciones de la carretera y corregir situaciones anómalas.

Agenda de Información y Estado de la Carretera

Esta herramienta opera a través de Internet y permite el registro y análisis de incidencias y deterioros en la carretera. Proporciona informes históricos que son valiosos para estudios de seguridad vial y conservación.

Indicadores para la Gestión de la Vialidad

Los indicadores operacionales son herramientas que evalúan el desempeño de los equipos de vialidad. Se enfocan en el cumplimiento de los plazos establecidos en la Carta de Servicios de Vialidad, aunque los simples indicadores pueden no reflejar completamente la realidad operativa.

Indicadores Clave

  1. Indicador de Demora de Vialidad (IDV): Evalúa el tiempo excedido más allá del plazo establecido.
  2. Indicador de Premura de Vialidad (IPV): Mide el tiempo ahorrado al actuar antes del plazo.
  3. Indicador Relativo de Vialidad (IRV): Relación entre IDV e IPV.

Estos indicadores ayudan a ajustar y mejorar las estrategias de gestión para lograr un desempeño óptimo.

Medios de Previsión y Alerta Meteorológica

La previsión meteorológica es crucial para la vialidad invernal. Los sistemas de previsión y alerta permiten aplicar tratamientos preventivos y coordinar las acciones de mantenimiento. Las estaciones meteorológicas locales proporcionan datos precisos del microclima, lo que ayuda a tomar decisiones informadas sobre el esparcimiento de fundente y otras medidas preventivas.

Colaboración con la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET)

La AEMET proporciona predicciones detalladas y alertas meteorológicas que son vitales para la planificación y ejecución de operaciones en condiciones meteorológicas adversas. Los boletines de predicción y las estaciones meteorológicas juegan un papel crucial en la gestión del mantenimiento invernal de las carreteras.


Estos instrumentos y sistemas integrados permiten una gestión eficiente y proactiva de la vialidad, asegurando la seguridad y fluidez del tráfico en las carreteras.

Quizás te interesen los siguientes artículos:
Profesor de Autoescuela: Claves para la Seguridad Vial Invernal
Consejos de Vialidad Invernal para el Profesor de Autoescuela

¡Compártelo!