L-V: 9 a 17:30
Noticias

¿Por qué deberías aprovechar la formación bonificada para tu empresa?

formación bonificada empresa
Tabla de contenidos

La formación bonificada se ha convertido en una herramienta imprescindible para las empresas que desean impulsar el crecimiento y desarrollo de su equipo. En el actual mercado laboral altamente competitivo, contar con empleados capacitados y actualizados es fundamental para mantenerse a la vanguardia y alcanzar el éxito empresarial.  

¿Qué es la formación bonificada?

La formación bonificada, también conocida como formación programada, es un sistema que permite a las empresas formar a sus empleados de manera gratuita o con un coste reducido. Este tipo de formación es subvencionada por el Estado a través de los créditos de formación que las empresas tienen disponibles cada año. Dichos créditos son asignados a las empresas en función de su tamaño y de la cantidad de trabajadores que empleen. De esta forma, las empresas pueden invertir en la formación de su equipo sin tener que asumir todos los costes de manera directa, lo que supone un gran ahorro económico.   

Cómo acceder a la formación bonificada 

Para poder acceder a la formación bonificada, las empresas deben cumplir una serie de requisitos y seguir un proceso específico. 

A continuación, se detallan los pasos más importantes:  

  1. Identificar las necesidades de formación: Antes de iniciar cualquier proceso de formación, es necesario identificar las necesidades y objetivos de aprendizaje de la empresa y de los empleados. 
  2. Seleccionar un centro de formación acreditado: La formación bonificada debe impartirse por un centro de formación acreditado por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Es importante asegurarse de que el centro elegido cumple con todos los requisitos legales. 
  3. Informar a los representantes de los trabajadores: Las empresas deben informar a los representantes de los trabajadores sobre la formación que van a realizar y solicitar su conformidad. 
  4. Solicitar la bonificación: Una vez finalizada la formación, la empresa debe comunicar los datos de los empleados formados y solicitar la bonificación correspondiente a través de la plataforma telemática habilitada por la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE).

Algunas ventajas significativas

En un mundo empresarial altamente competitivo, es fundamental que las empresas inviertan en el desarrollo y actualización de sus colaboradores. La formación bonificada se presenta como una excelente opción para lograr este objetivo, ya que permite a las empresas acceder a cursos y programas de capacitación de calidad, sin que esto suponga un coste adicional. La formación bonificada, también conocida como formación programada, es un beneficio que ofrece la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE) en España.  

Este beneficio permite a las empresas bonificar hasta el 100% de los costos de la formación de sus empleados a través de los créditos que generan por las cotizaciones a la seguridad social. Una de las ventajas más destacadas de la formación bonificada es que se adapta a las necesidades de cada empresa, ya que cada una puede elegir los cursos y programas que mejor se ajusten a su sector y a las habilidades que deseen potenciar en sus colaboradores. Esto permite que la formación sea personalizada y orientada hacia los objetivos estratégicos de la empresa. 

Pero ¿por qué deberías aprovechar la formación bonificada para tu empresa?

En primer lugar, la formación bonificada es una excelente oportunidad para aumentar la productividad de tu empresa. Al capacitar a tus empleados con nuevos conocimientos y habilidades, estarás potenciando su rendimiento y eficiencia en el trabajo. Esto se traduce en un mayor cumplimiento de objetivos y en un mejor desempeño de las tareas diarias.  

Además, la formación bonificada te permite mantener a tu empresa actualizada y competitiva en el mercado. Con los constantes avances tecnológicos y cambios en las normativas, es fundamental que tus empleados estén al día en las últimas tendencias y novedades de su sector. La formación bonificada te brinda la oportunidad de proporcionarles la capacitación necesaria para estar a la vanguardia de su campo.  

Otro aspecto a destacar es que la formación bonificada puede contribuir a mejorar el clima laboral y la motivación de tus empleados. Cuando los trabajadores sienten que la empresa se preocupa por su desarrollo profesional y les brinda oportunidades de crecimiento, se sienten valorados y motivados para dar lo mejor de sí mismos. Esto se traduce en un ambiente laboral más positivo y en un menor índice de rotación de personal.  

Es una excelente estrategia para retener el talento dentro de tu organización. Al ofrecer a tus empleados la posibilidad de crecer y desarrollarse profesionalmente, estarás fomentando su lealtad hacia la empresa y evitando que busquen nuevas oportunidades en otras organizaciones. Esto es especialmente relevante en un mercado laboral cada vez más competitivo, donde retener al talento es fundamental para el éxito empresarial.  

Por último, pero no menos importante, la formación bonificada es una inversión inteligente para tu empresa. Al utilizar los créditos formativos disponibles, estarás aprovechando al máximo los recursos económicos destinados a la formación de tus empleados. Además, muchos de los cursos bonificados pueden ser realizados de forma online, lo que reduce los costos de desplazamiento y alojamiento.  

  

 

 

¡Compártelo!