L-V: 9 a 17:30
Noticias

La acción tutorial en e-Learning

Tabla de contenidos

¿Qué es la acción tutorial?

Dentro de la enseñanza virtual, la interacción entre los participantes (tutor-alumno, tutor-alumnado y alumno-alumno), es uno de los aspectos más importantes. Por ello, muchos autores recomiendan enfatizar el valor pedagógico de la interacción como medio para el logro del progreso cognitivo. 

Como ya sabemos, la introducción de las nuevas tecnologías en la enseñanza, ha supuesto una evolución y un cambio en las relaciones entre el personal docente y el alumnado, así como en las funciones, actividades y roles que el personal docente debe desarrollar. 

Recordar que las tutorías son la herramienta clave para que la modalidad de formación online resulte exitosa, ya que aunque el alumnado disponga de contenidos interactivos de tipo autoformativo y cuente con diferentes recursos en la plataforma (bibliografía, archivos de descarga, enlaces web, etc.), el tutor desempeña un papel fundamental a la hora de llevar a cabo su seguimiento, resolver sus dudas, moderar debates, etc. 

Dentro del proceso formativo, el tutor tiene dos funciones principales: 

La práctica docente: a través de esta, se dota al alumnado de los conocimientos teórico-prácticos objeto de la formación. Se lleva a cabo mediante la planificación de actividades, la impartición de clases magistrales o la corrección de pruebas o evaluaciones. 

La acción tutorial: sirve para orientar al alumnado a nivel académico, profesional y personal. Se lleva a cabo a través de las tutorías.

Por tanto, la acción tutorial es la interacción tutor-alumno o tutor-alumnos que ayuda a integrar conocimientos, desarrollada de forma activa y continua, para orientar y facilitar el proceso de aprendizaje del alumnado. 

Características que debe cumplir la acción tutorial

– Ser un proceso continuo. 

– Desarrollarse de forma activa y dinámica. 

– Planificarse sistemáticamente. 

– Ser el resultado de la colaboración de todos los intervinientes en el proceso educativo. 

– Tener una perspectiva interdisciplinar. 

– Propiciar la autorientación. 

– Facilitar y guiar el aprendizaje. 

La acción tutorial es fundamental en todo proceso de aprendizaje, aunque su importancia es vital en el aprendizaje virtual, ya que es la forma de contacto con el personal docente. 

El tutor debe ser capaz de aprovechar las ventajas y lidiar con los inconvenientes que ofrece un entorno virtual de formación. La acción tutorial dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, puede ser desarrollada por una sola figura: tutor, o por distintas figuras como tutor, docente, coordinador, etc.  

Independientemente de la figura que ejerza el rol tutorial, su función no será la mera transmisión de conocimiento, sino que adquirirá un papel facilitador y orientador en relación con el proceso de aprendizaje. 

El tutor cuenta con diversas herramientas para desarrollar su labor, las cuales facilitan las tareas de seguimiento y evaluación que debe ejercer sobre el alumnado. Las principales son el chat, el foro y el correo electrónico. También se pueden utilizar canales convencionales como el teléfono. 

Imagen relacionada

Fases de la acción tutorial

Durante el desarrollo de un proceso formativo online, la acción tutorial variará en función de la fase en la que se encuentre (previa, inicial, de seguimiento), de modo que: 

1. Acción tutorial durante la fase previa al desarrollo del proceso formativo:

a) Acciones dirigidas a saber cómo está diseñado el curso, su desarrollo y el sistema de evaluación a aplicar.  Para ello:

– Se deben revisar los contenidos para la detección de errores a solventar.  

– Se deben revisar las actividades para determinar si sirven para asimilar los conceptos tratados y si las de evaluación sirven para alcanzar los objetivos propuestos.  

– Se debe revisar si los recursos complementarios (enlaces, artículos, vídeos, normativa, etc.) son adecuados, están actualizados o si necesitan modificarse o ampliarse. 

– Se debe comprobar el funcionamiento y visibilidad de los recursos y herramientas de la plataforma. 

b) Acciones dirigidas a comprobar si los contenidos y los recursos del curso (contenidos, cuestionarios, foros, tareas, etc.) son visibles, a verificar que la planificación y la información sobre el curso está colgada en el campus y a ver si la guía del alumno está disponible en la plataforma.

c) Acciones dirigidas a configurar el calendario o agenda de fechas clave (entrega de actividades, exámenes, etc.), a comprobar que los mensajes de bienvenida están en la plataforma y el foro de presentación. 


2. Acción tutorial durante la fase inicial (primeros días) del proceso formativo:

– Colgar en la plataforma los datos de contacto y horarios de atención del equipo tutorial. 

– Crear los foros del curso si no se ha hecho anteriormente, siendo recomendable disponer de los siguientes: 

* Foro de bienvenida: sirve para que el alumnado se presente. 

* Foro de dudas: sirve para que el alumnado plantee sus dudas. Se recomienda que haya uno por cada unidad formativa.  

* Foro de intercambio de experiencias: sirve para que el alumnado comparta sus experiencias y establezcan una relación más cercana. Se le suele denominar “cafetería”. 

* Foro de material de refuerzo: sirve para compartir información sobre los contenidos, las actividades para complementar los conocimientos, etc.  

– Enviar un email con las claves y un mensaje de “bienvenida” a través del correo interno de la plataforma.  

– Enviar un segundo mensaje al alumnado a través del correo interno de la plataforma con la siguiente información: 

* Nombre del curso. 

* Fecha de inicio y finalización de la acción formativa. 

* Nombre del tutor. 

* Horario de tutorías y forma de contacto. 

* Importancia de la familiarización del Aula Virtual. 


3. Acción tutorial durante la fase de seguimiento del proceso formativo:

– Participar en los foros para motivar al alumnado a que haga lo propio, planteando debates y actividades. 

– Enviar un feedback de los cuestionarios de evaluación: además del propio que envñia la plataforma de forma automática, se recomienda enviar un mensaje interno personal a cada participante. 

– Crear chats. 

– Corregir las actividades planteadas en un periodo de tiempo razonable (24-48 horas), enviándole el feedback correspondiente a cada participante.  

– Comunicar a cada participante cómo va su progreso, es decir, indicarle si va bien o no y en este último caso cómo puede mejorar. 

– Revisar el correo interno periódicamente para comprobar si hay mensajes del alumnado con dudas o para enviar actividades a realizar, contenidos, etc. 


¡Compártelo!