L-V: 9 a 17:30
Noticias

Tipos de redes sociales y ¿Cómo aplicarlas en la formación?

Tabla de contenidos

Tipos de redes sociales

Aunque todas las redes sociales tienen un objetivo común que es relacionar a dos o más individuos entre sí y funcionalidades (crear un perfil, compartir contenidos y generar una comunidad), no son iguales. La clasificación general de las redes sociales, las diferencia en horizontales y verticales. 

Redes sociales horizontales: se componen de celdillas que permiten la entrada y participación libre y genérica, sin tener un fin concreto. Están dirigidas a todo tipo de usuarios. Dentro de las redes sociales horizontales, se encuentran Facebook, Instagram, Pinterest, Twitter, etc. 

Redes sociales verticales: más restringidas que las horizontales, hasta el punto de que algunas requieren de invitación para formar parte de ellas y cuya actividad gira alrededor de una temática determinada. Debido a la amplitud del público que las forma están muy segmentadas, disponiendo de una capacidad de influencia muy elevada.  Dentro de estas se encuentran TripAdvisor, Minube o Periodistas por el Mundo. 

Aunque la clasificación general de las redes sociales es la anteriormente indicada, se pueden hacer otras clasificaciones atendiendo a diferentes criterios: 

Redes sociales temáticas: profesionales o de ocio. 

Redes sociales por actividades: microblogging, geolocalización o marcadores sociales. 

Redes sociales según la tipología del contenido compartido: imágenes, música, vídeos, documentos, etc. 

Las redes sociales aplicadas al trabajo colaborativo en la formación

Si nos trasladamos al ámbito educativo, la VIII Encuesta de Percepción social de la Ciencia del FECYT, refleja que internet es la segunda fuente de información científica por detrás de la televisión, mejor considerada por la población, destacando las redes sociales dentro de internet. Prueba de ello, es que cada vez más los organismos públicos están presentes en estos medios. 

Lo anterior refuerza el uso de las redes sociales como recurso didáctico. De hecho, hoy en día prácticamente todos los centros de estudios públicos y privados cuentan con un perfil en alguna red social. Además, los docentes se apoyan en estos servicios de forma habitual para completar el contenido a impartir. 

La importancia de conocer todas estas tecnologías, radica en el hecho de su aplicación en la impartición con un doble sentido: 

  1. Desarrollar competencias digitales clave.
  2. Dar un valor superior a la asignatura impartida.

Existen redes sociales conocidas por todos que son idóneas para complementar la actividad docente, como es el caso de Facebook. Este tipo de redes, permiten al alumnado interactuar con los contenidos y comunicarse con el resto para compartirlos, crearlos, seleccionarlos, etc. 

El uso de redes sociales permite al docente: 

– Fomentar el trabajo colaborativo. 

– Trasladar la asignatura más allá de la plataforma virtual de aprendizaje. 

– Acceder al conocimiento de forma inmediata manteniéndolo actualizado. 

– Crear una red profesional de contactos, al mismo tiempo que aproxima al alumnado a la realidad profesional. 

– Desarrollar competencias para gestionar toda la información que incluye la red. 

– Ser visible en la red. 

-Compartir el trabajo realizado y/o experiencias

Comunidad virtual de aprendizaje: creación de grupos de personas que se conectan a través de internet con un fin educativo, que se fundamenta en la participación y el trabajo colaborativo, de manera que se estimula el aprendizaje gracias a las reflexiones y recursos compartidos. 

Las características clave de las comunidades virtuales de aprendizaje son: 

– Aportan al alumnado gran cantidad de recursos e información. 

– Fomentan la interacción entre profesorado y alumnado. 

– No presentar problemas de temporalidad (pueden utilizarse en cualquier momento y desde cualquier lugar con conexión a internet). 

– Fomentan un aprendizaje informal y autónomo. 

Resultado de imagen de recursos educativos online

Son ventajas de crear una comunidad virtual de aprendizaje: 

Para la asignatura y el alumnado: 

– Permite publicar y compartir información. 

– Se puede incluir contenido en diferentes formatos. 

– Fomenta la interacción entre el alumnado. 

– Se produce una retroalimentación informativa casi instantánea. 

– Se amplían los límites del proceso enseñanza-aprendizaje. 

– Se produce un cambio de rol en el proceso de enseñanza. 

– El conocimiento se construye de forma compartida. 

– Se refuerzan las relaciones internas entre el alumnado. 

– El alumnado se implica de forma activa en la asignatura, lo que sirve de motivación. 

– Favorece el aprendizaje autónomo del alumnado. 

Para el docente: 

– Creación de una red de contactos profesional, que permite compartir información, experiencias, etc. 

– Se obtiene información sobre eventos de interés en los que participar. 

– Permite la difusión de trabajos. 

– Sirve para motivar al alumnado. 

Son inconvenientes de crear una comunidad virtual de aprendizaje: 

Para el alumnado: 

– Reducción de la atención y la productividad, en el caso de redes sociales que se utilizan también con un fin ocioso (por ejemplo Facebook).  

– Utilización de un lenguaje demasiado informal. 

– Reticencia por parte del alumnado a su uso por miedo a exponer su vida privada, o por asociarlas a ocio. 

– Riesgo de adicción. 

– Peligros asociados a la seguridad y privacidad como ciberbullying, groming, sexting o sextorción. 

– Acceso a un exceso de información. 

– Desconocimiento de manejo. 

– Conflictos en los grupos de trabajo derivados de factores como la distancia y falta de coincidencia temporal. 

– Exceso de herramientas en la web, cuyo uso puede ser sin una base metodológica que justifique su aplicación. 

Para el docente: 

– Suplantación de la identidad. 

– Expropiación del material compartido propiedad del docente. 

– Saturación de contactos en la red personal. 

– Desconocimiento del manejo correcto de estas nuevas tecnologías y su aplicación. 

– Nuevos virus y peligros en la red asociados a la privacidad. 

Se habla de dos principios que sirven para superar los peligros derivados del uso de redes sociales para el aprendizaje: 

  1. Alfabetización digital: tener nociones sobre cómo utilizar las redes, configurar la privacidad, sacar el máximo partido de sus herramientas, etc.
  2. Tomarse un tiempo antes de realizar cualquier acción: es importante pensar antes de publicar un contenido, un mensaje o realizar cualquier acción en las redes sociales, ya que todo puede quedar registrado y hacerse viral enseguida.

Es importante que el personal docente desarrolle competencias informacionales de mejora de la eficacia a la hora de trabajar en comunidades de aprendizaje y de filtrado de información. Además, debe desarrollar un rol facilitador y de guía del alumnado para el uso de este tipo de tecnologías. También hay que conocer las licencias digitales de protección de las obras compartidas, seleccionar adecuadamente la red de contactos y conocer las normas de “Netiqueta” (normas de convivencia en la red). 

¡Compártelo!